DOSTOIEVSKI Y LOS HERMANOS KARAMAZOV.

Jueves 28 de Enero de 2010

Stefan Zweig dijo acertadamente de Dostoievski … la magnitud y el peso único de este hombre reclaman medida nueva. Su grandeza reside en el estudio de las complejidades del alma humana, sin eludir los más arduos desafíos morales, aportando una visión esperanzadora del hombre y la humanidad. Trató de dar respuesta en sus obras a las preguntas más inquietantes que el ser humano se plantea en toda época: la existencia de Dios, la inmortalidad del alma humana, la injusticia y el sufrimiento en el mundo. En la polifonía de sus novelas y a través de los diálogos de sus personajes en posiciones límites y encontradas, Dostoievski trató de sintetizar un modelo de comprensión del hombre y su destino, a través de una minuciosa observación de la realidad, enriquecido con materiales extraídos de la introspección de su durísima experiencia vital. Con razón vio Thomas Mann en Dostoievski al primer psicólogo de la literatura mundial y no en vano Sigmund Freud se apoyó en sus personajes para ilustrar algunas de sus teorías.

Los Hermanos Karamazov (1879-80), su última obra, dentro de una serie de novelas llamadas ideológicas, surge como contrapunto a la visión del mundo esbozada en Los demonios (1871-2), donde describía el mundo revolucionario, y supone la culminación de su producción creativa. Algunos de sus diálogos, como los de El Gran Inquisidor, han pasado al acervo de la literatura como modelos de las diferentes posturas ante el fenómeno vital y han servido de inspiración, a innumerables autores, como lo fue, entre nosotros, para don Miguel de Unamuno y su San Manuel Bueno, mártir. La novela, como toda gran obra, tiene diversos niveles de lectura. Desde quien la considera, como Vladimir Nabokov, sólo una típica historia detectivesca, hasta quien ve en ella un drama espiritual universal. Aunque Los Hermanos Karamázov quedó truncada, en el plan original de Dostoievski, que pensaba escribir una segunda parte, su autor consiguió, una obra maestra sin parangón, con su original realismo psicológico, que ha conmocionando las conciencias de los millones de lectores desde su publicación. Dejemos hablar a Dostoievski,

“Yo tengo un concepto propio de la realidad, y lo que la mayoría considera casi fantástico y excepcional constituye a veces para mí la verdadera esencia de la misma. Lo habitual en los fenómenos y el enfoque banal de los mismos está aún muy lejos, según mi punto de vista, de ser realismo y es incluso la antítesis suya.”

El que fuera su amigo y una de las personas que mejor le comprendieron, el filósofo Vladimir Solóviev, dijo ante su tumba,

“Dostoievski creía en la fuerza infinita y divina del alma humana, que triunfa de toda exterior violencia y de toda degradación interior. Habiendo recogido en su alma todo el odio del mundo, toda la pesantez y negrura de la vida, y habiéndolos superado por la fuerza infinita del amor y del perdón, Dostoievski anunció en todas sus obras este triunfo.”

Dosteievski influyó en su contemporáneo Friedrich Nietzsche, que conocía su obra, y aportó soluciones alternativas al nihilismo y a un mundo en el que Dios había muerto, desde una postura de amor activo por la humanidad, huyendo del racionalismo y anticipándose, con preclara visión, al desánimo de la filosofía actual y la posmodernidad.

~ por latertuliadelparador en enero 18, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: