La idea de generar una tertulia en el Parador de Alcalá de Henares surge a partir de la necesidad de expresión e intercambio de las opiniones, las ideas y las emociones estéticas, dentro del ámbito de la creación artística y literaria, de un grupo de personas encabezadas por Federico Eguía y Alberto Nieto. En nuestra ciudad la apertura del Parador Nacional de Turismo ha supuesto un hito en cuanto a calidad del alojamiento hotelero. Al mismo tiempo la propia naturaleza de la empresa por su envergadura y su indudable trascendencia en la revalorización cultural de las ciudades en que se implanta, ha despertado numerosas expectativas en el mundo de la cultura alcalaína. Por ello una “Tertulia del Parador” podría configurarse como un de los frutos de la propia presencia del Parador en la ciudad y al mismo tiempo como un elemento dinamizador de intereses culturales y artísticos.

Alberto Nieto, Alberto Moreno, Vicente Fernández y Federico Egía

Al oír la palabra tertulia inmediatamente se nos vienen a la mente aquellas reuniones de las diversas generaciones literarias y artísticas de nuestro país, a menudo acompañadas de las imágenes de fotografías y cuadros correspondientes a las más destacadas del pasado siglo. Sin embargo una tertulia es algo vivo que depende de la voluntad de las personas que a ella concurren, como tertulianos, de conversar, de intercambiar ideas, de contar cosas y sucesos, comentar libros u obras de arte, de comunicar la obra propia o de otros, con el límite que los mismos contertulios se van dando, conforme se va desarrollando. No quiero esto decir que no haya una idea rectora o una intención singular sino que ésta se configura a través de un sentimiento e interés común, aceptado tácita o explícitamente, propiciado por una afinidad de sus miembros. Puede ser esta generacional, profesional, o en los gustos, pero en todo caso siempre estará determinado por el convencimiento de todos ellos de que en “la palabra” se encuentra el sustrato de toda nuestra cultura humana. Es la expresión de las ideas y sentimientos, lo que nos hace ser críticos y éticamente comprometidos.

El proyecto de Tertulia en el Parador nacería entonces con una voluntad de remover el patrimonio cultural de la ciudad. De una ciudad con rico patrimonio histórico y cultural conservado como reconoce la declaración de Patrimonio Cultural de la Humanidad. Pero histórico no ha de ser rancio, nuestra intención es la vivificar este patrimonio, de catalizar iniciativas que sabemos andan dispersas, conmoviendo conciencias, fomentando la evolución de las ideas y sirviendo a la animación artística y literaria de nuestra ciudad. Parafraseando la definición de cultura de la UNESCO como seres humanos queremos tomar conciencia de nosotros mismos, reconocernos como un proyecto inacabado, poner en cuestión las propias realizaciones, buscar incansablemente nuevas significaciones, y crear obras que nos trasciendan. Nada hay con mayor belleza que el sentirse cada uno de nosotros hacedor de la cultura a través de la creación artística, que siembra en cada uno de nosotros la secreta semilla de la propia ilusión de trascendencia.

~ por latertuliadelparador en enero 12, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: